Cómo cuidar de tus manos para evitar heridas

Cuando empezamos a practicar una actividad que requiere levantar pesas o colgarse de una barra, uno de los primeros cambios que sufre nuestro cuerpo es la aparición de callos y ampollas en las manos. Son una respuesta de tu cuerpo, que tiene como objetivo endurecer tus manos para poder realizar esa actividad de una forma más eficaz.

Como esos callos no son muy bonitos, tenemos tendencia a querer quitárnoslos, y terminamos haciéndonos heridas. También, pueden pueden aparecer ampollas y lo siguiente es abrirte las manos directamente sin pasar por la etapa “callos”. Son heridas que, por cierto, duelen bastante. Sin contar que te impiden entrenar al 100% durante varios días.

Una disciplina que te ayuda bastante a destrozarte las manos, si no tienes cuidado, es el CrossFit. Personalmente, soy un adicto a este deporte, y he aprendido la lección que voy a compartir contigo por el camino doloroso, pero es válido para cualquier actividad que pueda ser agresiva con tus manos.

En CrossFit, cuando nos reventamos las manos, solemos sacarles fotos y enseñar las incómodas heridas a nuestros amigos y familiares como si fueran un trofeo. Ese orgullo nos dura poco porque en cuanto nos metemos en la ducha y el agua toca la herida nos prometemos que “nunca más me abriré la mano” (esto es como lo de dejar de beber después de una borrachera monumental).

Prevención

Al igual que muchas cosas en esta vida, lo normal es empezar a prevenir una vez que ya ha ocurrido una catástrofe. No nos damos cuenta de lo importante que es prestarle atención a nuestras manos hasta que nos abrimos un hueco del tamaño de una moneda de 2€ en la palma de la mano. Aquí te dejo 5 consejos que puedes llevar a cabo a modo de prevención.

torn_hands-e1444925436865

No cortes los callos

Para empezar, es importante no cortar los callos. Aunque entren ganas de utilizar el corta uñas o el corta callos, no lo hagas. Lo más seguro es que cortes más de lo que debes y te hagas una herida tú mismo/a.

Te recomiendo que compres una piedra pómez, que podrás encontrar en una farmacia. Utilízala para limar los callos al final de la ducha, cuando la piel haya absorbido agua. No hace falta forzar demasiado, y notarás una mejora sustancial instantáneamente.

Mantén tus manos hidratadas

Utiliza crema para hidratar tus manos al menos 2 ó 3 veces al día. La falta de hidratación hace que la piel sea menos elástica y por tanto más propensa a roturas. Cualquier crema hidratante te sirve, pero para los callos utilizo una pastilla de parafina que me suaviza esa piel tan dura (la que tengo se llama Neusc2, la compro en farmacia).

No utilices el magnesio en exceso

Directamente relacionado con el punto anterior, deberías limitar el uso de magnesio (otra cosa que nos encanta en CrossFit). Échate lo justo sin abusar porque te deshidrata la piel a una velocidad sorprendente. Los días que utilices magnesio tendrá especial importancia el uso de crema hidratante.

deadlift-grip-bad
deadlift-grip-good Cómo agarrar la barra para no hacerte daño – Fotos de Stronglifts.com

Cambia tu agarre

El último consejo preventivo que te voy a dar es el siguiente: utiliza un agarre menos dañino para tus manos. Me explico.

Cuando hacemos dominadas tendemos a tener la barra apoyada en la mitad de la mano. De esta forma queda mucha piel atrapada entre la barra y tus dedos, y esa presión innecesaria fomenta tanto el crecimiento de los callos como la rotura de los mismos.

Lo ideal sería tener la barra apoyada en la base de los dedos. A pesar de que en un primer momento pueda ser incómodo, te garantizo que reducirás bastante el riesgo de hacerte heridas.

Utiliza alguna protección para tus manos

Este consejo no valdrá para todo el mundo. El uso de protección reducirá el roce y por tanto la aparición de callos y ampollas: guantes, calleras, esponjas. Cualquier accesorio con el que puedas entrenar estando cómodo/a será bienvenido para no abrirte las manos.

Cura

Has sido responsable y has hecho todo lo posible para que lo peor no ocurra, pero aquí estás, con las manos abiertas y desangrándote (me río escribiendo esto recordando el dolor). ¿Ahora qué haces?

Corta la piel sobrante

Como seguramente tengas un buen trozo de piel colgando, córtalo todo lo que puedas para dejar la herida descubierta. Si no haces esto puedes facilitar la infección porque se van a almacenar gérmenes debajo de esa piel.

Limpia la herida

Limpia bien la herida, esto duele pero es fundamental. No es necesario complicarte mucho la vida, agua y jabón serán suficientes para cumplir con esta función.

Desinfecta

Tienes que desinfectar la herida. Tienes muchas opciones: alcohol, agua oxigenada, Betadine… Para este tipo de heridas yo utilizo una pomada llamada Blastoestimulina. Además de desinfectar, favorece la regeneración de la piel (no se debe abusar de ella).

Deja que respire la herida

Deja la herida al aire libre siempre que puedas, pero tápala si sabes que va a rozar con algo (por ejemplo, para dormir).

Dale reposo a tus manos

No hagas ningún entrenamiento/ejercicio que pueda abrirte la herida de nuevo. Este tipo de lesiones (sí es una lesión) suelen curarse en una semana, aunque la piel no volverá a su estado original antes de unas 3 ó 4 semanas.

Ya tienes diferentes estrategias para cuidar de tus manos. Y si prefieres el camino doloroso ya sabes cómo arreglar el destrozo. ¡A entrenar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s